Artrosis de pie: qué es, síntomas y tratamiento
Artrosis de pie: qué es, síntomas y tratamiento

Artrosis de pie: qué es, síntomas y tratamiento

Este tipo de afección es de las menos comunes, pero al igual que en otros casos, puede afectar a diferentes articulaciones dentro de la misma área.

Artrosis de pie: qué es

Este tipo de afección no suele darse con frecuencia. De hecho las personas que la sufren son aquellas que tienen algún tipo de malformación en el pie o aquellos traumatismos como los esguinces pueden favorecer también la proliferación de esta artrosis.

Los deportistas son otro perfil susceptible de sufrir este tipo de enfermedad por el trabajo excesivo al que están sometidos en la mayor parte del tiempo.

La artrosis en el pie se sucede de la misma manera que el resto de artrosis, como un deterioro progresivo del cartílago. A menudo suele afectar al primer dedo del pie y perturbará un funcionamiento normal del mismo. A pesar de empezar por los dedos, puede afectar esta artrosis a cualquiera de las articulaciones del pie llegando incluso hasta el tobillo.

Artrosis en el pie: causas

Se trata de una de las variedades más molestas de la artrosis. Las causas, tanto de la artrosis en los pies como de la artrosis en general, no terminan de estar claras.

Lo que sí se sabe es que la edad es sin lugar a duda un factor fundamental en la aparición de la artrosis, que es mucho más común en personas mayores que en jóvenes. El motivo es que, con la edad, la elasticidad y la capacidad de carga de los cartílagos se reducen significativamente.

Aunque no existe una causa concreta, lo cierto es que hay una serie de eventos que pueden precipitar la aparición de la artrosis en el pie. Te las contamos a continuación:

- haber sufrido alguna lesión o accidente en el pie

- someter a nuestros pies a sobrecargas recurrentes

- que la artrosis sea una enfermedad común en tu familia

- mantener posturas incorrectas de manera prolongada.

Artrosis de pie: Síntomas

Cuando se trata de una artrosis que afecta al tobillo, no suele manifestarse de ninguna manera en particular. En el caso de artrosis en los dedos, se suele vislumbrar en el dedo ya que queda ladeado aumentado su volumen.

Este tipo de deformación en el dedo gordo del pie es bastante común y suele ir acompañado de una sensación de rigidez y molestias funcionales en los mismos dedos.

Con el movimiento articular, también es frecuente la aparición del dolor que además suele aumentar con forme avanza el día.

El caso de la artrosis del pie evoluciona más lentamente que en las artrosis de rodilla o cadera y puede ser especialmente molesta e incluso paralizante.

En términos generales, el síntoma más común de la artrosis es la sensación de una cierta rigidez en el pie por las mañanas. Suele ir acompañado de dolor al inicia el movimiento, si bien de va calmando a lo largo del día. Este dolor no desaparece del todo, sino que se va atenuando, provocando que el paciente cambie la forma de caminar para evitarlo.

Otro síntoma muy habitual es el de los chasquidos o crujidos de las articulaciones del pie al moverlos. Los pies se hinchan o aparecen contracturas musculares en las zonas de alrededor de la articulación.

En una fase más avanzada de la enfermedad, el movimiento se va reduciendo hasta que la capacidad motora del pie se ve fuertemente comprometida.

Artrosis de pie: Tratamiento

La enfermedad no se puede curar, por lo que habrá que tratarla sintomáticamente. Los analgésicos y los antiinflamatorios no esteroideos ayudan a calmar el dolor y la inflamación cuando se trata de los casos comunes. Los casos de mayor dolor se pueden tratar por infiltraciones locales de corticoides.

Además de los tratamientos farmacológicos, se aconseja poner en reposo el pie, movilizándolo regularmente pero sin demasiados esfuerzos. Además la kinesioterapia puede ayudar a disminuir el dolor de la artrosis.

Será imprescindible consultar a un podólogo que nos confeccione plantillas especiales o incluso considerar la intervención quirúrgica.

Tratamientos paliativos de la artrosis de pie

La artrosis es una enfermedad que suele conllevar episodios de dolor agudo en las articulaciones. Por ello, a continuación e dejamos algunos tratamientos que pueden ayudar a paliar las molestias de dichos episodios:

- Movilizar las articulaciones:

La artrosis va generando una rigidez progresiva de las articulaciones que tiene como principal consecuencia la pérdida de amplitud del movimiento articular. Para ello se recomienda sin lugar a duda realizar movilizaciones activas tanto del tobillo como del pie, sobre todo cuando se está en una fase no dolorosa

- Realizar una elección adecuada del calzado:

El calzado que llevemos deberá estar adaptado a la fase de artrosis en la que nos encontremos. En aquellos momentos en los que no haya dolor se puede optar por un calzado que permita el amplio movimiento de la articulación.

Sin embargo, en fases dolorosas es siempre preferible optar por zapatos que sujeten bien el pie.

- Controlar tu peso corporal, así como el de la carga que levantas

La artrosis supone una pérdida de la amortiguación natural que proporciona el cartílago, por lo que un peso corporal o de carga elevado puede agravar la enfermedad. Se recomienda controlar el peso, así como realizar deporte en la fase no dolorosa de la artrosis.

Se recomienda no cargar peso directo (es decir, vertical), sino ayudarse de carros y trolleys

- Darse baños de contraste

Se trata de sumergir los pies alternativamente en agua tibia y agua fría para ayudar a activar la circulación, lo que disminuye el dolor en episodios agudos. Es un remedio casero que debe ser utilizado bajo prescripción médica, pues pueden darse contraindicaciones de carácter vascular.

- Cremas y masajes

Tanto para aliviar el dolor como para activar la circulación. Se han de hacer sin forzar las articulaciones y sobre todo en periodos de ausencia de dolor.

- Vigilar la superficie por la que se camina

El deporte es siempre recomendable en fases de dolor no agudo, siempre y cuando se realice sobre terrenos blandos (tierra, césped). Se ha de evitar siempre el deporte que implique caminar sobre terrenos duros o irregulares.

A pesar de que los anteriores remedios son efectivos, recordamos que toda actividad ha de ser controlada por un especialista. Póngase en manos de su médico en caso de que padezca o crea que pueda parecer artrosis. Siga sus recomendaciones y acuda al mismo en caso de dudas o preguntas.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración