Arteritis temporal: síntomas y tratamiento

Arteritis temporal: síntomas y tratamiento

La arteritis temporal es una enfermedad que si no se trata a tiempo puede ocasionar complicaciones, principalmente oculares. La arteritis temporal se caracteriza por la inflamación de la pared de los vasos sanguíneos.

Arteritis temporal: Qué es

La arteritis temporal o también conocida como enfermedad de Horton, consiste en una inflamación de la pared de las arterias. La arteria habitualmente más afectada es la arteria temporal localizada en las sienes, concretamente en la raíz del cabello.

Se trata de una enfermedad que afecta más comúnmente a los mayores de 50 años, sobre todo a mujeres.

Normalmente la arteritis temporal se manifiesta como un fuerte dolor de cabeza y también de mandíbula. Si no se actúa con rapidez, puede generar complicaciones tales como el ACV o la ceguera.

Arteritis temporal: Síntomas

Los principales síntomas de la arteritis temporal son:

- Dolor de cabeza o cefaleas

- Fiebre

- Fatiga

Otro de los síntomas más característicos de la arteritis temporal es la claudicación de la mandíbula. Esto se traduce en dolor al masticar o cuando se tiene la boca muy abierta.

Como consecuencia de la enfermedad de Horton, se puede sufrir una disminución de la agudeza visual, diplopía o visión doble, hipersensibilidad del cuero cabelludo y pérdida de peso.

Arteritis temporal: Causas y riesgos

La enfermedad se produce cuando los organos internos no reciben la cantidad de oxígeno que necesitan. Esto provoca una inflamación de las arterias que impiden recibir la cantidad de sangre necesaria.

Esta situación es la que propicia la aparición de los síntomas, sin que se tenga total certeza de cuál es el origen de esta enfermedad.

Los factores que incrementan las posibilidades de sufrir arteritis temporal son la edad, el sexo, y el síndrome de Forestier-Certonciny.

Arteritis temporal: Evolución

Cuando la arteritis temporal no se trata debidamente, pueden aparecer complicaciones de forma inesperada. Habitualmente, los problemas se presentan en la vista presentándose como un hinchazón ocular, produciéndose una reducción de la cantidad de sangre que llega al ojo. Esta situación provoca pérdidas de visión o ceguera y hasta parálisis de los ojos, siendo en la mayor parte de los casos permanente.

La arteritis temporal puede afectar tanto a las arterias del cerebro como a las del corazón, teniendo en éste último caso mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV) o crisis cardíaca.

Arteritis temporal: Tratamiento y diagnóstico

La arteritis temporal se trata habitualmente con una corticoterapia, es decir un tratamiento a base de corticoides o corticoesteroideos, antiinflamatorios esteroideos, como puede ser la Prednisona.

La eficacia irá en relación de la celeridad con la que comience a efectuarse el tratamiento, por lo que es aconsejable empezarlo con la primera aparición de los síntomas.

El tratamiento durará por lo menos 18 meses, ya que son medicamentos que necesitan una reducción paulatina en el tiempo, pero su eficacia es plausible desde el primer momento.

Leer más
La lección sobre igualdad de un niño de 10 años a su madre que ha aplaudido medio Twitter

El tratamiento puede tener efectos secundarios que suponen la aparición de osteoporosis, hipertensión arterial o glaucoma, pero principalmente en personas mayores.

Antonio Lucas
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración