Un bebé ardilla ha aprendido a ronronear al haber sido criado por una gata

Esta gata que acaba de tener a sus pequeños, ha aceptado enseguida ocuparse de un bebé ardilla que se había caido de su nido. Y, a fuerza de ocuparse de él, como de uno de sus gatitos, la ardilla ha comenzado a imitarlos, poniéndose incluso a ronronear.

La redacción
Leer más
Sin conexión
Verifique su configuración