3 buenas razones para adoptar... ¡una cabra!
3 buenas razones para adoptar... ¡una cabra!
3 buenas razones para adoptar... ¡una cabra!
Leer más

3 buenas razones para adoptar... ¡una cabra!

¿Quién dijo que solo hay perros y gatos en la vida? Desde hace unos años, las cabras enanas son populares en nuestro campo como mascotas. Así que si todavía estás dudando en dar el salto, te damos tres buenas razones para adoptar este adorable animal!

Una fuerte personalidad

Puedes adoptar una cabra enana (60 centímetros) a partir de los tres meses. Un animal muy entrañable, divertido pero un poco terco, es un compañero que requerirá mucha atención por tu parte y requerirá mucho contacto con los humanos para convertirse en el compañero perfecto!

Contrariamente a lo que se podría pensar, la cabra es un animal muy inteligente y, aunque a veces sea caprichosa, no significa que no haya entendido lo que se espera de ella. ¡Simplemente habrá decidido ignorarlo! Pero con amor, paciencia y estímulo, podrá ser fiel a su amo y estar llena de amor.

Un ayudante de jardinería

Por supuesto, ¡quien dice cabra enana dice animal glotón! Es sencillo, si quieres cortar el césped y mantener tu gran parcela de la manera más ecológica posible, todo lo que tienes que hacer es adoptar dos pequeñas cabras enanas, ¡y ellas se encargarán de todo!

A las cabras les encanta el verde y cuidarán de la hierba, el trébol, cualquier maleza, las hierbas salvajes... ¡Pero no solo eso! También pueden mordisquear los árboles, arbustos y matorrales e incluso pueden comer ciertas plantas espinosas, a diferencia de las ovejas, que tienden a huir de ellas.

Por lo tanto, son un aliado ecológico muy valioso al que rápidamente te harás adicto. Y, afrontémoslo, son mucho más bonitos y agradables que tu viejo y buen cortacésped o tijeras de podar.

Un compañero original

Los animales de granja pueden ser mascotas siempre que se disponga de suficiente espacio y entorno para acomodarlos de la mejor manera posible, y la cabra enana no es obviamente una excepción a la regla.

Te traerá mucha felicidad y diversión. Por ejemplo, a las cabras les encanta subirse a sitios, así que puedes hacer juegos de madera para que trepen, corran, salten... Si tienes un terreno empinado, ¡no hay problema!

Sus cascos están diseñados para evolucionar en áreas de difícil acceso y encontrarán este entorno mucho más divertido que una superficie plana y muy clásica. Pero para evitar que tu cabra se aburra demasiado, considera la posibilidad de adoptar una segunda, para que puedan ser amigos!

Lee también: ¡Tres buenas razones para adoptar un pollo!

Y: ¡Un grupo de cabritillos que te derretirán!

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración