Anemia: causas y síntomas

Anemia: causas y síntomas

Hay varios tipos de anemia, pero esencialmente consiste en una reducción anómala de los niveles de hemoglobina en sangre. Con el tiempo la anemia puede agravarse por lo que es importante tratarla cuanto antes.

 

Anemia: qué es

El cansancio o sensación de asfixia que muchas personas con anemia sufren a menudo, se debe a la disminución de los niveles de hemoglobina en sangre. Ésta se trata de una proteína de los glóbulos rojos cuya finalidad es  transportar por medio de la sangre el oxígeno al cuerpo.

Para tener un nivel de hemoglobina adecuado en el cuerpo, los valores rondan:

- 140 g/l para los recién nacidos

- 130 g/l para hombres adultos

- 120g/l para mujeres adultas

Anemia: tipos 

Se pueden distinguir dos tipos de anemias principalmente:

La anemia central tiene lugar debido a una producción de glóbulos rojos deficiente y de hemoglobina por parte de la médula ósea.

La anemia periférica tiene lugar cuando se produce una pérdida significativa de glóbulos rojos por medio de hemorragias o por una hemólisis (destrucción de glóbulos rojos).

La anemia ferropénica se produce debido a la insuficiencia de hierro en el cuerpo. 

Anemia: Causas

Una anemia puede tener múltiples factores que la originen, pero es habitual que aparezca por una carencia nutricional tanto de hierro como de vitaminas.

Otro causante de la anemia puede ser una enfermedad renal. Normalmente ésta dificulta la generación de eritropoyetina, otro componente imprescindible para el cuerpo.

Un trastorno de médula ósea o una enfermedad inflamatoria pueden causar la deficiencia de glóbulos rojos.

Los perfiles que más se pueden ver afectados por la anemia son los niños pequeños, las mujeres embarazadas y las que tienen abundante menstruación.

Anemia: Síntomas

Los síntomas siempre variarán según la persona y la complicación de la anemia, llegando a ser prácticamente asintomática en los casos leves.

Síntomas habituales de la anemia:

- Fatiga

- Aceleración del ritmo cardíaco

- Dificultad respiratoria (durante un esfuerzo)

- Palidez extrema

Otros síntomas que también pueden aparecer con la anemia:

- Dolor de cabeza

- Mareos

- Sensación de frío en las extremidades y vulnerabilidad a las infecciones.

Cuando se presenta un caso grave, los síntomas pueden llegar a ocasionar dolor en los miembros, abdomen, espalda y pecho, ictericia y trastorno visual.

Anemia: Tratamiento

Una vez confirmada la anemia por medio de pruebas, como el hemograma, que evalúan los niveles de hemoglobina en sangre y su origen, se podrá establecer un tratamiento.

Dependiendo del tipo de anemia se establecerá un tratamiento u otro.

Cuando se trata de anemia por carencia de hierro, así como falta de vitamina B12 o falta de ácido fólico o vitamina B9 se prescribirán básicamente comprimidos de suplementos vitamínicos.

Leer más
La lección sobre igualdad de un niño de 10 años a su madre que ha aplaudido medio Twitter

Además, para curar más eficazmente la anemia será importante tener una buena dieta.

Las mujeres con anemia por menstruación abundante, posiblemente se les prescriba tendrán un tratamiento hormonal.

Si la anemia es hemolítica, es decir, no congénita, el tratamiento se basará en corticoesteroides e inmunosupresores.

Una anemia grave puede tratarse a base de inyecciones de eritropoyetina sintética, transfusión de sangre o trasplante de médula ósea.

Una anemia puede llegar a producir complicaciones cardíacas o pulmonares en los casos de gravedad o prolongadas demasiado en el tiempo.

Antonio Lucas
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración