La empleada de supermercado que ayudó a un anciano a hacer la compra en Sevilla
La empleada de supermercado que ayudó a un anciano a hacer la compra en Sevilla
La empleada de supermercado que ayudó a un anciano a hacer la compra en Sevilla
Lire la vidéo
Leer más

La empleada de supermercado que ayudó a un anciano a hacer la compra en Sevilla

Dori, una trabajadora de una cadena de supermercados de 28 años nos relata la historia de un hombre mayor que necesitaba ayuda para hacer su compra, y cómo ella se las prestó. No se esperaba una historia tan dura.

Una mañana en Sevilla, Dori se disponía a ir a trabajar como todos los días, siempre tomando las precauciones necesarias y siguiendo las recomendaciones del estado de alarma y los protocolos de la empresa.

Hasta ahora, Dori ha conseguido mantenerse sana en un trabajo que está tan en contacto con los focos de contagio, cuando vio al anciano intentando tirar de un carro sumamente cargado.

Algunos clientes miraban con recelo al anciano, porque no lleva mascarilla(aunque ya ha quedado bastante claro que las mascarillas evitan contagiar a alguien más, pero no son más efectivas para evitar el contagio de uno mismo).

A Dori eso le da igual y acude a ayudarle. El anciano le cuenta que tiene 72 años, que tiene que hacer la compra solo, su mujer de la misma edad tiene problemas de movilidad y que su hijo es dependiente. Por lo tanto, es él quien tira de la familia.

Cogió al señor del brazo y lo condujo hacia la caja. Allí, un chico se ofreció voluntario para ayudar a meter las cosas en la bolsa. Cuando el anciano se fue, les dijo: "Gracias, me habéis emocionado".

Al día siguiente, la jefa de Dori le comunicaba que había llamado por teléfono un hombre. Les quería agradecer la generosidad con la que le habían tratado, en especial a ella. Y también quería decirle que, cuando acabase esa cuarentena, iría a verla otra vez.


Además
Sin conexión
Verifique su configuración