Indonesia premia el oro de bádminton con casa, vacas y mucho café

¿Te has preguntado alguna vez qué obtienen los atletas que participan en los Juegos Olímpicos y consiguen medalla? Además del metal, cada país y delegación tiene sus propios incentivos. El de Indonesia te dejará con la boca abierta.

Indonesia premia el oro de bádminton con casa, vacas y mucho café
Leer más
Leer más

El ciclo olímpico son 4 años. 5 por el aplazamiento obligado de Tokio 2020 a este 2021. En ese periodo, los atletas entrenan y compiten para conseguir su pase al Olimpo deportivo. En los países más desarrollados como Estados Unidos, o en los gigantes como China, esto supone una dedicación exclusiva.

Sus ingresos y los centros de entrenamiento provienen en parte de las dotaciones de cada país. España, por ejemplo, tiene el programa ADO para becar a los deportistas que tienen grandes posibilidades de ser profesionales a tiempo completo.

Este plan se compone de una aportación pública y una privada, que es minoritaria. En Estados Unidos es a la inversa, por ejemplo. Con ello, se costea la carrera deportiva; después, cada cual seguirá pagando sus facturas como pueda, colocándose, como mucho, como entrenadores o ejerciendo de comerciales.

¿Qué ocurre con otros países? Aquellos que se sitúan en lo alto del medallero olímpico suelen tener primas menores para los campeones y quienes quedan segundos y terceros (se les dota, a cambio, de más becas y les hace más interesante para los patrocinios) que los países con menos medallas en cada competición.

En esto, Indonesia se ha llevado el Oro con la recompensa que va a recibir su equipo de bádminton después de proclamarse campeón olímpico:

  • 295.000 euros.
  • Un piso en la capital, Yakarta.
  • Teléfonos móviles.
  • Suscripciones a revistas de por vida.
  • Una cafetería en Yakarta les dará café gratis para el resto de sus vidas.

Esto para las dos. Porque Apriyani, una de ellas, además, recibirá también cinco vacas y un terreno en el lugar de origen.

En Indonesia, el bádminton es casi deporte nacional. De ahí que se vuelquen con sus campeonas.

Esta profusión deja en muy mal lugar a otros países y federaciones.