“El fin del mundo”: encontrada una familia encerrada en una granja durante nueve años
“El fin del mundo”: encontrada una familia encerrada en una granja durante nueve años
Leer más

“El fin del mundo”: encontrada una familia encerrada en una granja durante nueve años

Durante años esta familia vivió en una pequeña granja en medio del campo. En total autarquía durante nueve años, esta familia compuesta por cinco niños y un hombre esperaba el fin del mundo.

“No había visto nunca algo así”, confiesa el alcalde del poblado de Ruinerworld, al norte de los Países Bajos. Así es, la policía ha hallado a una familia recluida durante nueve años en una granja en el medio del campo. Esta esperaba “el fin de los tiempos”.

Una familia de seis personas

En el lugar de los hechos, la policía ha descubierto para su sorpresa una familia entera compuesta por un hombre y cinco niños, al parecer todos mayores, explicaron los policías. Pero entonces, ¿cómo ha podido vivir una familia entera en una casa durante nueve años sin que los vecinos tuvieran conocimiento?

Según la cadena local RTV Drenthe, la familia poseía un huerto y una cabra para su propio beneficio. Según nuestros compañeros neerlandeses, los niños “no tenían ni idea de la existencia de otras personas”. Una vida ermitaña que ha acabado de golpe.

“Hablaba de una manera infantil”

El pasado domingo por la noche, uno de los hijos, de 25 años, fue hasta el poblado. “Sucio, confundido”, el pelo despeinado y con ropa vieja, el joven pidió ayuda al propietario del bar Chris Westerbeek, según la televisión local. “Hablaba de una manera infantil”, cuenta el encargo. Cuando el chico explicó que había estado encerrado durante nueve años, Chris Westerbeek llamó entonces a la policía.

Según el alcalde de Ruinerwold, varios de los niños, ya adultos, “no habían sido inscritos en el registro de nacimiento” y vivían en un mundo autárquico. De ahora en adelante, “todos los escenarios son posibles”, ha declarado la policía. De hecho, no se ha encontrado ningún nombre en los registros. Según Ouest France, el arrendatario de la granja que vivía con los niños, un hombre de 58 años austríaco, no es su padre. Los investigadores se preguntan sobre el posible lazo que los unía.

Para más información, mira el siguiente vídeo.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración