4 años de cárcel por abusar de una niña que se había perdido en un centro comercial

Un guarda de seguridad ha sido condenado a 4 años de cárcel por abusar sexualmente de una niña de tres años en un centro comercial de Sydney.

4 años de cárcel por abusar de una niña que se había perdido en un centro comercial
Leer más
Leer más

Los hechos de produjeron el 18 de diciembre de 2016 en un centro comercial de Sydney. La niña de tres años estaba jugando en el centro comercial con su hermana mientras su madre compraba los regalos de Navidad.

El acusado, Mohammad Hassan Al Bayati de 30 años, trabajaba como guarda de seguridad en el centro comercial. Ese día recibió una alerta de niño perdido, después las cámaras de seguridad lo capturaron entrando al área de juegos y arrodillándose mientras hablaba con la niña.

Esperó mientras la niña se ponía los zapatos y se la llevó de la mano por un pasillo apartado hasta la escalera de incendios donde le enseñó su miembro y tocó la lencería de la niña. Ambos estuvieron desaparecidos más de 11 minutos antes de traer a la niña de vuelta.

Al Bayati se enfrentó a un juicio en el Tribunal del Distrito de Nueva Gales del Sur este año, y fue declarado culpable de tomar / detener con la intención de obtener ventaja, cometer un acto de indecencia con una víctima menor de 10 años y agredir indecentemente a una persona menor de 16 años.

El juez que se encargó de tratar el caso calificó el acto como "la peor pesadilla de todos los padres" Además, dijo que Al Bayati tuvo la osadía de dar una charla a la madre sobre los pelirgos de dejar a un niño desatendido.

Fue la niña quién contó lo sucedido a sus padres mientras la familia sacaba de paseo a sus perros refiriéndose a un "policía" que hizo "bum bum"

Al Bayati sigue negando haber abusado de la niña, preguntó a los policía si había algún video que lo probara y si preguntándoles "¿Por qué haría eso? Solo tienes que revisar mi teléfono, mira todas las chicas que tengo"

Los abusos sexuales a niños son por desgracia mucho más frecuentes de lo que nos pensamos. Por eso, es importante hacer saber a los niños qué partes de su cuerpo no deben tocarse y de que si alguien lo hace no es correcto y debe prevenir a los padres, a un profesor o a algún adulto de confianza. Además aún queda mucho trabajo en el plano jurídico, las penas deben ser más duras.

Fuente: The sydney Morning Herald