Una pareja de 17 años muere al precipitarse desde un ascensor en marcha
Una pareja de 17 años muere al precipitarse desde un ascensor en marcha
Leer más

Una pareja de 17 años muere al precipitarse desde un ascensor en marcha

La semana pasada tuvo lugar uno de los accidentes más trágicos y que más ha conmocionado a toda España: José Amián y Belén Jordana, joven pareja de 17 años, fallecían al precipitarse desde un ascensor en marcha.

La semana pasada tuvo lugar uno de los accidentes más trágicos y que más ha conmocionado a toda España: José Amián y Belén Jordana, joven pareja de 17 años, fallecían al precipitarse desde un ascensor en marcha.

Los jóvenes estaban celebrando el fin de curso antes de preparar sus exámenes de acceso a la universidad. Se habían reunido con un grupo de amigos en la azotea del piso donde residía Belén, en el madrileño barrio de Salamanca. Todo iba bien: música, ambiente, amigos… pero un poco antes de las 5 de la tarde decidieron bajar a la sexta planta, donde vivía la joven, para buscar tabaco. Estando en el ascensor, una de las paredes de cristal sellada con silicona cedió y los jóvenes cayeron al vacío por un hueco de apenas un metro donde se encontraban los contrapesos. La muerte fue instantánea. Unos amigos que esperaban abajo para coger el ascensor fueron testigos de la tragedia, pasando del éxtasis preuniversitario al luto. La joven pareja católica, que acababa de confirmarse el mes pasado, se ve privada de una vida y un futuro prometedor: él iba a estudiar empresariales y ella derecho.

La familia y los amigos de la joven pareja aún se preguntan cómo ha podido ocurrir esta tragedia, pues el ascensor había pasado había pasado las últimas revisiones. La pasada semana se reunieron en un emotivo funeral para darles el último adiós, donde se recitó un poema anónimo que ha llegado a manos de la familia de José:

“Me tengo que ir y me llevo compañía. No me voy solo. Me voy con quien quiero. Ya volamos juntos, directos al cielo.

[…]

Cuídate mamá, cuida de todos. Como siempre has hecho, como siempre haces, como siempre harás”.

Una emotiva y triste despedida para una pareja que ya descansa en paz.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración