candelabro,januca,religion

Janucá es una festividad judía que se celebra anualmente a la luz de las velas. Ohmirevista te cuenta todo sobre Janucá ofreciéndote una lectura esclarecedora. 

Fechas de Janucá

Janucá se celebra en el mes de kislev del calendario hebreo, dura ocho días y termina durante los dos primeros días del mes de tevet. Traspasándola al calendario gregoriano, se suele celebrar en el mes de diciembre.

Origen de Janucá

Janucá es la fiesta que conmemora la reinauguración del templo de Jerusalén, devuelto a los judíos. La historia de Janucá se remonta al siglo II antes de Cristo. Cuando los diferentes pueblos parecían convivir, el rey griego Antíoco IV prohibió el judaísmo y consagró el Templo a los dioses de la Antigua Grecia.

Esta helenización forzada aparece recogida en el relato de la revuelta judía, comúnmente llamada la Revuelta de los Macabeos. Con el fin de poner fin a las persecuciones que sufrían los judíos, Judas Macabeo y su familia lideraron una insurrección en nombre de su fe. Tras tres años de combate, el 25 del mes de kislev del año 140 a.C., triunfaron ante el altar del Templo, que fue consagrado de nuevo al culto judío. Esta victoria se celebró durante ocho días, durante los cuales se mantuvo constantemente encendido un frasco de aceite sagrado.

Entonces, Judas Macabeo instauró la conmemoración anual de Janucá como símbolo de la victoria del judaísmo. Aunque la lucha continuó más allá de este acontecimiento y se extendió durante más de 20 años, este episodio marcó la historia de la independencia y de la fe judía. Así pues, Janucá es símbolo de victoria y resistencia espiritual.

Tradiciones durante Janucá

Durante ocho días, los judíos del mundo entero celebran Janucá, encendiendo las velas de un candelabro específico de ocho brazos, llamado januquiá. Tradicionalmente, se enciende de izquierda a derecha una vela al día y se coloca el candelabro cerca de una ventana para que sea visible.

Este es el rito característico de esta fiesta, durante el cual las familias cantan, juegan o degustan los manjares de Janucá. La historia del candelabro hace referencia al milagro del frasco de aceite recogido en la tradición rabínica. Porque el hecho de permanecer encendida durante ocho días consecutivos sigue siendo un gran misterio, ya que sólo debería haber durado a lo sumo un día.

El milagro también se da a conocer a través de los platos que se consumen en Janucá, como buñuelos de patata o los pasteles rellenos, ¡siempre que esos platos se cocinan o frían con aceite de oliva!

Hoy en día, la tradición se ha modernizado y es costumbre regalarles monedas de chocolate a los niños, símbolo de ayuda a los más desfavorecidos. Además, durante esta fiesta, los niños juegan con peonzas, ya que se utilizaba este juego como señuelo cuando el culto judío estaba prohibido. Mientras que los niños jugaban delante de las casas con las peonzas, los adultos podían seguir estudiando la Torá en secreto.

Por último, la familia es un símbolo notable de Janucá, ya que representa el único núcleo social que puede escapar al intento de control de su fe. Este concepto es ve respaldado por la victoria de los Macabeos, que se realizó en familia.

Publicado por , el