islam,religion,kebir

El Eid al-Kebir (también llamada Eid al-Adha) es la fiesta principal del calendario musulmán. En este artículo, Ohmirevista te descubre los orígenes y el significado de esta fiesta, así como sus tradiciones. 

Fechas de Eid al-Kebir

Del décimo al trigésimo día del 12º mes del calendario musulmán (la decisión se toma según la observación de la luna).

Origen de Eid al-Kebir

Eid al-Kebir (Fiesta Grande), también conocida como Eid al-Adha (Fiesta del Sacrificio), es la fiesta más importante del calendario musulmán. Tiene lugar en torno al décimo día del último mes del calendario musulmán (Du l-hiyya) y marca el final del Hajj, la peregrinación a la Meca.

Este día conmemora la devoción de Abraham (Ibrahim, en la tradición musulmana) por Dios, en un episodio recogido tanto en la Biblia como en el Corán: el sacrificio de su hijo en un altar (Ismael para los musulmanes, Isaac para judíos y cristianos). Según la tradición musulmana, cuando iba a proceder al acto, Dios encargó al Arcángel Gabriel que enviase un cordero para reemplazar al hijo de Ibrahim.

En conmemoración de este acontecimiento recogido en las tres religiones abrahámicas, los musulmanes son llamados a reproducir el sacrificio del cordero durante la fiesta del Eid al-Kebir.

Como el calendario musulmán es lunar, la fecha de la fiesta cambia cada año. Las autoridades religiosas son las únicas que pueden fijar la fecha, observando la luna.

Tradiciones durante Eid al-Kebir

La tradición central de la fiesta del Eid al-Adha es el sacrificio del cordero. Solo están obligados a participar los creyentes que dispongan de los medios necesarios para adquirir un cordero de buen tamaño, de al menos un año de edad.

Este debe ser sacrificado en el día de la peregrinación a la Meca, es decir, el décimo día del mes de Du l-hiyya, tras la oración del Eid, sobre las 9 de la mañana. La cabeza del cordero sacrificado debe estar dirigida hacia la Meca y el animal no debe estar aturdido durante la degollación.

En muchos países musulmanes, los creyentes siguen la regla llamada "los tres tercios". Según esta regla, un tercio del cordero les corresponde a los dueños, otro se da como regalo a los amigos y el último se entrega a los pobres como limosna.

Cabe destacar que en las zonas del mundo donde no hay ovejas, se exige el sacrificio de una cabra, como en el África subsahariana o en India.
Publicado por , el