Plaquetas bajas

Se trata de un descenso peligroso en el número de plaquetas de la sangre. Es necesaria una transfusión cuando la cantidad de plaquetas disminuye  en exceso y se considera una trombocitopenia grave.

Trombocitopenia: Definición

Las plaquetas o trombocitos, son células de la médula ósea y se considera que están bajas cuando la cantidad de plaquetas de la sangre se encuentra por debajo de los 150.000 milímetros cúbicos de sangre.

La función de las plaquetas es fundamental para la coagulación de la sangre puesto que permite la hemostasia primaria. Éste, es el proceso a partir del cual puede detenerse la hemorragia. 

Las plaquetas pueden frenar una hemorragia interna gracias a la formación de coágulos de sangre o trombos.

Trombocitopenia: Síntomas

Se presenta como una hemorragia y puede ser interna o externa. Ésta primera conocida como  púrpura trombocitopénica se genera bajo la piel produciendo manchas rojas y planas denominadas como petequias. Puede confundirse con el sarampión o la rubéola siendo la principal diferencia que al presionar las petequias “desaparecen”.

La hemorragia externa, es la conocida como sangrado recurrente en diferentes partes del cuerpo como la nariz, encías e incluso ojos

Trombocitopenia: Causas

Puede ocasionarse por una disminución en la producción de plaquetas de la médula ósea o por destrucción excesiva de células en la sangre.

Las enfermedades autoinmunes pueden ocasionar también una trombocitopenia como la leucemia, septicemia, el cáncer entre otras.

Trombocitopenia: Tratamiento

Es importante determinar la causa de la hemorragia en un primer momento. Cuando se trata de un caso leve, no es preciso tratamiento. 

Las hemorragias graves, necesitarán una transfusión de plaquetas en la sangre, estando incluso algunos medicamentos prohibidos debido a que pueden empeorar la situación. Ejemplo de estos medicamentos son la aspirina y los antiinflamatorios no esteroideos.  

Publicado por , el