salón masaje

El salón o centro de masaje es imprescindible para poder disfrutar de un masaje de calidad. ¡Ohmirevista te desvela 10 consejos para elegir correctamente tu centro!

 

 

Objetivo del masaje

Antes de elegir un salón de masajes, debemos saber qué tipo de masaje es el que necesitamos. Hay decenas de técnicas que ofrecen distintos beneficios. Quizás tengas ganas de acudir a un salón para relajarte, o bien para tonificarte, o para que te ayude a adelgazar, o para luchar contra ciertas dolencias, etc. Y no todos los centros tienen por qué ofrecen todas estas posibilidades. 

Tipo de masaje

Una vez determino el objetivo del masaje, solo hay que definir el tipo de masaje deseado. Puedes elegir entre un masaje shiatsu, un masaje oriental, masaje californiano, masaje tailandés, masaje ayurvédico, masaje balinés, y también entre reflexología podal y palmar, así como relajación coreana, etc.

Horario de los centros de masaje

¿Cuándo estás disponible para tu masaje? Comprueba los horarios del salón que te interesa. Algunos cierran temprano, otros no abren el lunes o el sábado. Todas estas consideraciones prácticas son igualmente determinantes a la hora de elegir tu salón de masajes. 

Masaje: precios

¡Infórmate de las tarifas! Según el salón de masaje, los precios pueden llegar a duplicarse. Debes saber también que las tarifas más elevadas no están siempre justificadas. No dudes en fijarte un pequeño presupuesto para empezar. 

Pide consejo en tu entorno

Nada mejor que el boca a boca para probar un nuevo servicio. No eres la única persona que sueña con ese masaje, por lo que si preguntas en tu entorno (a compañeros, amigos, familia, etc.), probablemente recibas buenos consejos que no deberías saltarte.

Observa las opiniones en Internet

Si no conoces a nadie que haya acudido a algún salón de masaje, lo mejor es ojear los comentarios en Internet. A día de hoy es raro no encontrar opiniones sobre restaurantes, hoteles... ¡y centros de masaje!

Visita centros diferentes

Antes de programar un masaje, debes visitar el local. No hay nada mejor para evaluar el ambiente y la higiene, unos aspectos imprescindibles que hay que tener en cuenta a la hora de acudir a hacerse un masaje. Un salón de higiene dudosa y/o ambiente lúgubre te ayudará a descartarlo rápidamente.

Informarse sobre el salón de masaje

No dudes en informarte sobre las demás actividades o servicios que el salón pueda ofrecer, como la sauna o el hammam, porque podrías aprovechar para disfrutar también de un relajante spa antes o después de tu masaje. 

Consulta en su sitio web o llamando si saben adaptarse a diferentes perfiles, ya que podrías querer regalarle un masaje a tu pareja. Y si estás embarazada, es indispensable comunicárselo con antelación, ya que no todos los centros realizan masajes en embarazadas. 

Date un primer masaje

El último consejo es, simplemente, dar el paso, es decir, darse un primer masaje. ¡Esa es la mejor prueba para saber si el salón que has elegido es el adecuado para ti!

Publicado por , el