masaje

Dar un masaje relajante está al alcance de todo el mundo siempre y cuando se conozcan las diferentes técnicas y se sigan algunos consejos. ¡Ohmirevista te desvela todos los secretos para aprender a hacerlos como un profesional!

 

Tipos de masajes corporales

Todo el mundo puede dar un masaje, pero son pocos los que dominan la técnica necesaria para dar uno eficaz. Dependiendo de los movimientos efectuados, puedes dar un  masaje de relajación, estimulante o excitante. La caricia es el elemento indispensable. 

Evidentemente, uno no le da el mismo tipo de masaje a su amigo, que a su madre o que a su pareja, por lo que hay que saber adaptarse a la persona que recibe el masaje. Las zonas a las que debes dar preferencia son la nuca, las sienes, los hombros, la espalda y la bóveda plantar. ¡Así el éxito estará garantizado!

Para empezar, es vital que sigas tu propio instinto para asegurar el éxito de ese agradable momento. Se trata, ante todo, de procurar caricias especiales y con un poco más de presión que un simple roce. 

Técnicas de masaje

Es conveniente saber que existen numerosas técnicas de masaje. Entre las principales, encontramos el masaje tailandés, que es un masaje tradicional de Tailandia. Este consiste en hacer presión en diferentes partes del cuerpo, así como realizar estiramientos y movilización. 

El masaje ayuverda proviene de la tradicional y ancestral medicina india. En este caso, los movimientos se realizan en profundidad para favorecer la circulación de las energías. 

Pese a lo que su nombre indica, el masaje sueco tiene su origen en Asia. Las técnicas utilizadas son el masaje terapéutico, el roce, la fricción, la vibración y el golpeteo. 

El masaje californiano se recomienda para la distensión y el masaje balinés para la relajación, mientras que el masaje hawaiano consiste en revitalizar el cuerpo. 

Cómo hacer masajes

Cada parte del cuerpo no se masajea de la misma forma. Por ejemplo, el cráneo debe masajearse con un poco de fuerza para que resulte eficaz. Basta con colocar seis dedos en forma de abanico en torno a la cabeza y efectuar pequeñas rotaciones desplazándolos. 

Por el contrario, el masaje facial requiere suavidad y precisión para no hacer daño. Para eliminar el estrés, la mejor idea es masajear la nuca, mientras que el masaje de pies y de manos procura sensaciones muy agradables. Algunos no dudan en practicar la reflexología podal para luchar contra los dolores cotidianos. 

Pero, por lo general, el masaje de espalda es el más apreciado. Para ese momento de relajación por excelencia es necesario comenzar por la parte baja de la espalda e ir subiendo hasta los hombros, así como emplear aceites. 

Publicado por , el