camilla masajes

Comprar una camilla, ya sea una camilla de masajes plegable o fija, implica una buena inversión, así que, para que no cometas ningún error, Ohmirevista te da 10 consejos que debes tener en cuenta a la hora de comprarla.

El primer paso indispensable que hay que tomar antes de comprar una camilla de masaje es definir el presupuesto. Para una camilla de masajes plegable básica ya nos acercamos a unos 100 €. Si buscamos una de las mejores, los precios pueden llegar a elevarse hasta los 4 000 €. Las camillas de masaje Quirumed tienen buenas referencias dentro del sector. 

Otra opción es recurrir a las camillas de masaje de segunda mano. Son camillas de masaje baratas, ideales para aquellos que cuenten con un presupuesto más ajustado. 

Optar por la anchura adecuada

La anchura es un parámetro muy importante a la hora de elegir. La camilla debe ser lo suficientemente ancha para responder a las necesidades y perfiles de todos los pacientes, pero tampoco demasiado, para no hacerte daño en la espalda. El ancho estándar está entre los 60 y los 70 cm. También hay que tener en cuenta el largo de la camilla. 

Elegir una camilla regulable en altura

La altura es primordial para poder ajustarla lo mejor posible a tu talla. Si mides 1,55 m o 1,75 m, es indispensable que puedas regularla a tu altura. En general, la altura se sitúa entre los 60 y los 83 cm. 

Definir el tipo de camilla

Hay camillas  de masaje fijas y camillas de masaje plegables que son portátiles. Por lo tanto, antes de invertir, debes analizar tus necesidades. También puedes encontrar camillas de masaje eléctricas, cuyo mecanismo permite regularlas de forma fácil y precisa, y camillas de masaje hidraúlica, cuya altura e inclinación se regulan de forma manual.

Si planeas realizar masajes a domicilio, una característica fundamental de la camilla es que sea portátil. 

Tener en cuenta el peso de la camilla

El peso también tiene una gran importancia, sobre todo si tienes que desplazarla regularmente, pues tienes que ser capaz de trasladarla sin que se convierta en una pesadilla. El peso varía entre los 12 y 21 kilos. 

Elegir correctamente el material de la camilla

La elección del material depende de la "escuela" de la que formes parte. Las camillas de madera están más extendidas ya que son las más conocidas, tienen un mayor feng shui y son, sobre todo, más convencionales. Pero debes saber que las de aluminio tienen la ventaja innegable de ser más ligeras. 

Tener cuidado con el espesor del colchón

El espesor de la espuma del colchón de la camilla puede ser de 5 cm, 7 cm o 10 cm. Antes de comprarlo, piensa en la comodidad del cliente. Lo adecuado sería que la espuma no fuera demasiado fina. 

Optar por una cavidad facial o un cabezal

La cavidad facial está más adaptada al trabajo del kinesioterapeuta o del osteópata y menos al del masajista. El cabezal tiene la ventaja de ofrecer más ajustes y comodidad, y también permite ganarle longitud.

Verificar el sistema de cables

Para seguridad del cliente, cada camilla debe disponer de un sistema de cables situado bajo la camilla. 

Evitar los distribuidores de "baja gama"

Algunos distribuidores anuncian tarifas más atractivas, pero aunque así sea, examina con atención la camilla antes de comprarla. Ten especial cuidado si compras por Internet, como por ejemplo si miras camillas de masaje en Amazon. No olvides asegurarte, igualmente, de si tiene garantía. 

Publicado por , el