Impétigo

Se trata de una infección cutánea en los niños que puede ser de dos tipos: bulloso o ampolloso.

Impétigo: Qué es

Es una infección bacteriana muy contagiosa de la piel ocasionada por el estafilococo dorado o el estreptococo.

Habitualmente afecta a los niños entre los dos y los cinco años, aunque los adultos también pueden contraerla.

Impétigo: Síntomas

Los tipos de impétigo se clasifican en ampollosa y bullosa. La de primer tipo es la más común y se manifiesta por la presencia de ampollas en los orificios que posteriormente se convierten en pústulas de pus.

El impétigo bulloso es la presencia de burbujas transparentes de unos centímetros que explotan a los tres días. Esta ruptura de las ampollas deja zonas de piel erosionadas y puede presentarse fiebre y diarrea.

Los días de incubación varían según la bacteria que origine la infección pero habitualmente sondan entre los tres y diez días. La infección dura aproximadamente 3 días, pero las secuelas de la enfermedad perduran más tiempo.

Impétigo: Causas

Se produce por medio de contagio por contacto con las personas u objetos contaminados por la bacteria. 

Las personas más susceptibles de contraer la infección son aquellas que tienen quemaduras en la pie, así como cortes o rasguños o enfermedades cutáneas como la varicela, eczema o herpes.

Impétigo: Tratamiento

Se aconseja consultar al médico con a aparición de los primeros síntomas para evitar complicaciones. 

El tratamiento habitualmente es a base de antibióticos para quitar la infección como la penicilina. 

La higiene es muy importante en estos casos para evitar contagios como es lavarse las manos o limpiar las lesiones con jabón.  

Publicado por , el