hernia inguinal

La hernia inguinal es muy común y puede afectar tanto a adultos como a recién nacidos.

Hernia inguinal: qué es

La hernia inguinal se da entre el abdomen y el muslo, generando una protuberancia debajo de la piel de la ingle. Éste fenómeno sucede debido a la salida del intestino de su posición por un orificio inguinal. Éste orificio en la pared abdominal, comprendido por los músculos de la pared abdominal, deja pasar por tanto los vasos y ligamentos.

El orificio inguinal puede producirse de forma accidental por la realización de algún esfuerzo, produciendo la ruptura del peritoneo, o lo que es lo mismo, la pared abdominal. Igualmente, puede aumentar su tamaño cuando los músculos se relajan.

Hernia inguinal: tipos 

- Hernia inguinal, se trata de un caso bastante frecuente de hernia. La hernia aparece en un lado del cuerpo.

Hernia inguinal bilateral, la hernia aparece en ambos lados del cuerpo.

- Hernia inguinal congénita, nombre que recibe la hernia que sufren los niños y los recién nacidos. 

Hernia inguinal: Causas

Las causas principales de hernia en adultos, tanto hombres como mujeres, pueden ser los esfuerzos repentinos, la obesidad, tos crónica y el estreñimiento.

En el caso de los niños, suele aparecer desde el nacimiento y principalmente en los varones. La causa de que se genere una hernia, aparece debido a la apertura del canal peritoneo-vaginal. Este canal debería estar cerrado antes del nacimiento, pero hay casos en los que no se ha producido correctamente la migración de los testículos desde el abdomen hasta la bolsa durante el crecimiento del feto, y se genera por tanto la hernia inguinal.

Hernia inguinal: Síntomas

Normalmente la hernia inguinal no produce ningún síntoma, pero en caso de que aparezcan suelen ser: hinchazón de la ingle, sensación de quemazón y dolor en caso de esfuerzo o posición inclinada del cuerpo y tos.

Cuando los síntomas son más evidentes, es cuando se ha producido un estrangulamiento del intestino. Es importante en este caso ir urgentemente al médico y los síntomas serán básicamente náuseas, vómitos y estreñimiento.

Hernia inguinal: Tratamiento

El tratamiento variará según el tipo de hernia y la gravedad de la misma.

1. Hernias reductibles

En el caso de las hernias reductibles no es necesario una intervención quirúrgica, con una manipulación simple pueden desaparecer.

2. Hernia inguinal 

En una hernia inguinal propiamente dicha, la única solución es la operación. El tipo de intervención que se escoja irá siempre condicionado por el tamaño, localización y estado de la hernia pero también, de la elección del paciente. Hay varios métodos: 

- Operación al aire libre, consiste en reconstruir la pared abdominal con elementos musculares y fibrosos, eliminando posteriormente la bolsa herniaria.

- Laparoscopia o coelioscopia, se realiza con anestesia general, pero es el método más habitual hoy día. El paciente se recupera con mayor rapidez de la intervención, ya que sufre menos dolor y tan solo queda una cicatriz reducida. 

La probabilidad de volver a sufrir una hernia tras una intervención es bastante reducida. Tan sólo el 5% de los pacientes vuelven a sufrir esta dolencia.

Publicado por , el