Hernia de hiato

La hernia de hiato es una enfermedad que no presenta ningún síntoma en la mayoría de los afectados. A pesar de ser muy habitual, ya que aproximadamente el 60% de los adultos mayores de 60 años la padecen.

Hernia de hiato: Definición

La hernia de hiato consiste en un desplazamiento de órganos que causa complicaciones y molestias con el tiempo. 

Una hernia de hiato tiene lugar cuando se debilitan los medios de fijación en el estómago y esófago. Concretamente, consiste en una anomalía del estómago que se produce cuando se abre paso a través del hiatus oesophagien. Éste es un orificio del diafragma (músculo respiratorio que separa la cavidad torácica del abdomen), por el que transcurre el esófago y los nervios neumogástricos.

Hernia de hiato: Tipos

Las causas de una hernia se pueden agrupar en tres tipos:

- Hernia hiatal de tipo I o hernia deslizante supone el 90% de las causas de una hernia. Ésta supone un aumento simple del tórax del esófago abdominal y de la parte superior del estómago, el cardias.  

- Hernia hiatal de tipo II o hernia paraesofágica, se trata de un caso menos común, ya que tan solo aparece en un 10% de las hernias diagnosticadas. Es una enfermedad de carácter congénita o a causa de un traumatismo. Consiste en el paso a través del diafragma de la gran tuberosidad del estómago y en este caso, permanecen en posición abdominal, la parte inferior del esófago y el cardias.

- Hernia hiatal de tipo III o mixta, es cuando se producen ambas hernias hiatales al mismo tiempo.

Hernia de hiato: Causas

La aparición de una hernia de hiato, puede producirse como consecuencia de:

- Sobrepeso u obesidad

- Embarazo

- Tos crónica

Hernia de hiato: Síntomas

Los síntomas de la hernia de hiato varían de un paciente a otro, habiendo casos en los que no muestran ningún síntoma.

Los principales suelen ser:

- Dolor torácico o gástrico

- Sensación de pesadez e hinchazón tras una comida 

- Dificultad para respirar

Otros síntomas menos frecuentes son: la compresión de los pulmones por el estómago y aparición de anemia como consecuencia de pequeñas hemorragias continuadas. 

El caso concreto de hernia deslizante puede producirse como consecuencia de la expulsión del jugo gástrico hacia el esófago provocando un aumento de los ácidos que producen un mal sabor de boca, tos, dolor de garganta y hasta acidez de estómago.

Hernia de hiato: ¿cómo diagnosticar una hernia de hiato?

En la actualidad, hay dos técnicas para diagnosticar una hernia de hiato, la endoscopia o la radiografía. Cuando se detecta, es importante tratarla cuanto antes para evitar la irritación del esófago o hasta la aparición de úlceras.

Hernia de hiato: Tratamiento

El tratamiento más común para la hernia de hiato se basa en antiácidos y antihistamínicos del tipo H2. La finalidad del tratamiento es limitar o neutralizar la acidez que genera el estómago.

En caso de que el tratamiento anterior no sea suficiente, se suelen recetar inhibidores de bomba de protón (IBP).

En caso grave de hernia de hiato por persistencia de reflujos, puede plantearse la cirugía. La intervención se realiza habitualmente por medio de laparoscopia. Ésta trata de colocar el estómago en su posición, accediendo a la cavidad abdominal sin abrir el vientre. Los pacientes intervenidos suelen tener un diagnóstico favorable hasta en un 90%.

Publicado por , el