ESTAFILOCOCOS

Las bacterias que ocasionan multitud de infecciones y enfermedades son los estafilococos. Su tratamiento es complejo ya que es muy contagioso.

¿Qué es el estafilococo?

Se trata de bacterias que se encuentran de forma habitual en nuestro medioambiente. Es fácil encontrarlas en el aire, pero también en el agua y el suelo. Además, se pueden encontrar en objetos y alimentos, pero también en las mucosas y epidermis.

La bacteria, es del tipo coco, cuenta con más de cuarenta variantes y es la causante de numerosas enfermedades.

La forma habitual que utiliza el estafilococo para expandirse, es por medio de la nariz. Este es el primer punto debido a la mucosa. A partir de ahí su forma de expandirse es a través de las manos a otras regiones del cuerpo, normalmente regiones húmedas como las axilas o la zona genital.

El portador de la bacteria, puede ser incluso una persona de buena salud, hecho que se da en 3 de cada 10 personas. En estos casos, la bacteria se muestra benigna, pero puede ser peligrosa ya que puede presentar complicaciones en los huesos, así como en los pulmones o corazón. 

Tipos de estafilococos

Los estafilococos más comunes son:

- El estafilococo aureus o sencillamente, estafilococo dorado, éste provoca infecciones nosocomiales, es decir, contraídas en el hospital. 

- El estafilococo blanco (staphylococcus epidermidis)

- El staphylococcus saprophyticus.

Estafilococo: Síntomas

Existen diferentes tipos de infecciones contraídas por estafilococos, por ello sus síntomas no son siempre los mismos. Según el tipo de infección las reacciones del cuerpo pueden variar.

Si se trata de una infección cutánea, como los forúnculos, los coliculitis o el impétigo. Los síntomas se pueden presentar como coloración rojiza de la piel, hinchazón y dolor. Además, pueden aparecer granos de pus en la zona de la ingle, nalgas y brazos.

Si la infección es una intoxicación alimentaria, los síntomas habituales son el dolor abdominal, las náuseas y vómitos, calambres estomacales y diarrea.

Uno de los casos más complicados, es el de la infección de la sangre, o septicemia. Sus síntomas son una fuerte fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y en ocasiones shock tóxico potencialmente mortal. Estos son los casos en los que la bacteria ha penetrado en el flujo sanguíneo y es ahí donde proliferan.

Transmisión de los estafilococos

Debido a que los estafilococos son muy resistentes permite que su forma de transmisión sea muy diversa. Las formas más habituales son por contacto entre personas, por medio de objetos y a través de alimentos.

Cuando aparecen infecciones por contacto, se trata de infecciones de epidermis a través de un individuo a otro. En el caso de las infecciones por medio de objetos contaminados, se puede producir al ponerse en contacto con toallas, fundas de almohadas o teléfonos. En el caso de la infección a través de ingestión de alimentos, se produce por la proliferación de bacterias que han liberado toxinas en nuestro cuerpo.

Estafilococos: Tratamiento

Para poder establecer un tratamiento adecuado, es importante conocer el tipo de infección contraída. El caso de los estafilococos es muy complejo, ya que es muy difícil eliminarlos de nuestro cuerpo. Por ello, es importante una actitud preventiva, como sería por ejemplo lavarse las manos con asiduidad en el sector médico, ya que esto puede prevenir su contagio.

Para poder determinar qué tipo de bacteria ha generado la infección, es habitual realizar un antibiograma.  Sus resultados permitirán ser más precisos para ajustar la medicación al tipo de infección. El tratamiento, suele ser a base de antibióticos que se toman por vía oral entre 7 y 10 días.

Una medicación a base de penicilina M (meticilina, oxicilina), suele recetarse en los casos de infección por estafilococo dorado.  En cambio, en caso de una infección cutánea, normalmente su tratamiento consiste en antisépticos y antibióticos locales,  además de tener buena higiene en la zona localizada.

Publicado por , el