Cervicalgia

Se trata de un dolor en el cuello que puede ser crónico o agudo y se localiza en las vértebras cervicales.

Cervicalgia: Definición

En el cuello, la columna vertebral tiene siete vértebras que están conectadas con músculos y ligamentos, lo que forma un puente óseo entre la cabeza y el torso permitiendo controlar el movimiento de la cabeza y asegurar su sujeción. 

Una cervicalgia puede ser crónica o aguda localizada en las vértebras cervicales y se da mayoritariamente en mujeres. 

La cervicalgia más común es la aguda (tortícolis) que dura tan solo unos días.

Cervicalgia: Síntomas

Los síntomas más comunes son:

- Rigidez de cuello

- Dolor en la nuca irradiado al hombro

- Mareo

- Hormigueo en el cuello

- Rigidez de cuello

Si el dolor se entiende al hombro o brazo, se conoce como síndrome cérvico-branquial.

Cervicalgia: Causas

Si se trata de una cervicalgia agua las causas pueden ser varias. Por una parte puede deberse a un daño muscular o articular tras una mala postura o movimiento brusco. A su vez, podría ser consecuencia de un traumatismo cervical por un fuerte golpe en la nuca (por ejemplo tras un accidente de tráfico). Como caso excepcional, puede deberse por un tumor, o una infección.

En el caso de la cervicalgia crónica, mayormente se debe a una artrosis vertebral o hernia cervical.

Cervicalgia: Tratamiento

El tratamiento depende del origen de la cervicalgia. Si se trata de un caso agudo, en un primer momento el objetivo es mermar el dolor por medio de analgésico o antiinflamatorios. En estos casos se aconseja además aplicar calor en el área con dolor. La rehabilitación siempre ayuda para evitar que se vuelvan a tener recaídas constantes.

En caso de que se trate de cervicalgia crónica, el tratamiento se basa en infiltraciones de corticoides. 

Publicado por , el