cancer de mama

Es un cáncer bastante común ya que afecta a una de cada nueve mujeres, llegando a ser mortal en algunos casos.

Cáncer de mama: Qué es 

El cáncer de mama podría definirse como la multiplicación descontrolada de células anormales en el pecho. Éstas células también llegar a otras partes del cuerpo por los vasos sanguíneos o linfáticos. 

El cáncer de mama se compone de grasa, glándulas (productoras de leche) y conductos (“galactóforos” que llevan la leche hasta el pezón). Ésta enfermedad puede durar desde varios meses a incluso años.

Cáncer de mama: Tipos 

Se distinguen dos tipos de cáncer de mama: cáncer no infiltrante (no invasivo) y cáncer infiltrante.

El cáncer no invasivo afecta únicamente a los lobulillos y conductos sin llegar a extenderse por los tejidos adyacentes. Dentro de este tipo de cáncer se distingue dos subtipos.

- El carcinoma ductal in situ que se genera en el interior del conducto lácteo de madre. Es el caso más común.

- El carcinoma lobulillar in situ que repercute en los lobulillos mamarios.

En caso de cáncer infiltrante se considera que los tejidos que envuelven a los conductos lácteos han sido afectados. Sin tratamiento puede producirse metástasis expandiéndose a otras partes del cuerpo. Se pueden distinguir a su vez varios subtipos de este cáncer, como:

- El carcinoma ductal

- El carcinoma lobulillar

- El carcinoma inflamatorio

Si un cáncer no invasivo no se trata adecuadamente o con tiempo suficiente, pueden llegar a ser cánceres de tipo “infiltrante”. 

Cáncer de mama: Causas 

Las causas son complejas ya que siempre irá condicionada por la paciente particular, pero algunos estudios aseguran que el factor genético puede tener relevancia, así como la presencia de los genes BRCA1 y el BRCA2. Existen casos de mutaciones de éstos que pueden producir incluso cáncer de ovario.

El cáncer de mama es un cáncer hormono-dependiente, lo que significa que factores como la pubertad precoz o la menopausia tardía pueden incrementar el nivel de estrógenos y por tanto, el riesgo de padecer cáncer de mama. 

Cáncer de mama: Síntomas 

En algunos casos la sintomática es imperceptible, pero con la aparición de cualquier signo del mismo se aconseja ir al médico.

En la mayoría de los casos suele presentarse como un bulto pequeñito e indoloro en el pecho. Otras manifestaciones del cáncer pueden ser:

- Flujos en el pezón

- Cambio de tamaño

- Cambio de forma del pecho

- Presencia de un hoyuelo o arruga en la superficie del pecho

Es importante mencionar que no siempre estos síntomas significan padecer cáncer de mama directamente.

Cáncer de mama: Analísis

Para un diagnóstico certero, se realizará siempre una mamografía. Normalmente, este tipo de enfermedad suele aparecer en mujeres mayores de 50 años, pero también puede presentarse antes según los aspectos genéticos. 

Cáncer de mama: Tratamiento

El tratamiento irá condicionado al nivel de evolución y tipo de cáncer. Hay diferentes tests que permiten conocer las características particulares de cada cáncer, como:

- Test de dosificación de receptores hormonales de los estrógenos

- Test de dosificación de receptores de progesterona

En cualquier caso, la intervención quirúrgica es inevitable en esta enfermedad.

Si se padece un cáncer invasivo se realiza el test HER2, cuyo objetivo es saber el nivel de inactivación del gen HER2. En caso de que se encuentre activado a niveles muy altos, indica el riesgo que tiene el cáncer de crecer a mayor velocidad. Si es así, el tratamiento se encuentra jerarquizado en cinco fases:

- Cirugía

- Radioterapia

- Quimioterapia

- Terapia hormonal

- Terapia controlada

La cirugía, conocida como mastectomía en este caso se realiza en primer lugar para eliminar el tumor cancerígeno. La intervención puede ser parcial, segmentaria o total y la elección de un tipo u otro irá condicionado por diversos factores como el tamaño, la ubicación y el tipo, considerando siempre la preferencia del paciente.

Cáncer de mama: Tipos de tratamiento 

La radioterapia se practica cuando se ha realizado una mastectomía parcial ya que permite eliminar las células cancerígenas restantes, mermando la reaparición del tumor.

La quimioterapia es un tratamiento a base de antineoplásicos que se administra tras la intervención quirúrgica, eliminando las células cancerígenas dispersas por el organismo.

La terapia hormonal se combina con la cirugía, radioterapia o quimioterapia y se aplica cuando el cáncer ésta muy estimulado por las hormonas sexuales. La terapia hormonal incluye antiestrógenos e inhibidores de aromatasa ya que limita la evolución del cáncer obstaculizando la acción hormonal.

La terapia controlada se aplica en mujeres con cáncer infiltrante. La medicación se aplica de forma intravenosa aplicando trastuzumab.

Publicado por , el