Botulismo: qué es, síntomas, tratamiento y causas

Botulismo: qué es, síntomas, tratamiento y causas

El botulismo una enfermedad poco frecuente pero grave que surge tras la ingestión de una neurotoxina bacteriana la, Clostridium botulinum. El botulismo puede ser alimentario, botulismo infantil o por herida.

Qué es el botulismo

Se trata de una enfermedad rara que se contrae por medio de la intoxicación de la neurotoxina bacteriana (Clostridium botulinum).

La principal forma de contagio del botulismo es a través de la ingesta de alimentos que han sido mal conservados o mal envasados en los que hay una espora que genera la toxina botulínica y parece que se trata de una verdadera intoxicación alimentaria. Hay que tener especial cuidados con alimentos como la miel porque pueden provocar botulismo.

Cuando la espora está en condiciones óptimas para reproducirse empieza a sintetizar la toxina botulínica. Al ingerir esta toxina pasa a la sangre y de ahí a nuestro sistema nervioso. Cuando llega a las neuronas las inutiliza. La toxina botulínica afecta especialmente a las neuronas que se encargan de contraer los músculos, por lo que provoca flacidez en los músculos y nos deja debilitados.

La toxina butolínica afecta igualmente al sistema nervioso vegetativo parasimpático y puede provocar naúseas y vómitos, entre otros síntomas. Existen variass formas de toxina botulínica identificadas con letras de la A a la G: los tipos A, B y F ocasionalmente son las que pueden provocar el botulismo humano. Los tipos C, D y E provocan el botulismo en aves y peces.

No se contagia de una persona a otra, pero es importante tratarla cuanto antes, ya que puede ser letal.

Botulismo: Síntomas

Los síntomas del botulismo son parecidos en todas las personas que contraen la enfermedad, pero la intensidad puede variar:

-Sequedad en la boca.

-Fatiga.

-Visión borra o doble.

-Parálisis muscular (cabeza, cara, pecho y extremidades).

-Problemas para vocalizar.

-Parálisis respiratoria en los casos más agudos.

Botulismo: Contagio

Se distinguen varios tipos de botulismo según el tipo de contagio:

-Botulismo alimentario: Es la forma más común de contagio. La bacteria se desarrolla en los alimentos mal conservados y por ello, tienen un bajo nivel de oxígeno que produce unas toxinas que se transmiten durante la ingestión. Los alimentos por los que se puede contraer el botulismo son: espinacas, las judías verdes, atún en conserva y pescado fermentado.

-Botulismo infantil: la bacteria Clostridium botulinum coloniza el intestino debido a la ingesta de productos con esporas de la bacteria. Afecta a los niños menores de un año normalmente, a bebés pequeños que tienen entre 6 semanas y 6 meses. Procura no darles productos como la miel, es uno de los principales causantes del botulismo infantil.

-Botulismo por herida: Es la forma más inusual del botulismo. Se produce cuando hay heridas abiertas y afecta normalmente a las personas drogodependientes. 

Botulismo: Tratamiento

Se trata de una enfermedad sintomática. En los casos de mayor gravedad, se puede necesitar cuidados intensivos o asistencia respiratoria. 

Es importante tratar la enfermedad con la presencia de los primeros síntomas, ya que disminuye el riesgo en las personas (puede ser letal). 

Los antibióticos no son efectivos en este tipo de dolencia, aunque se suelen prescribir en el caso de botulismo infantil.

Hay vacuna para el botulismo, pero no es habitual por sus efectos secundarios. 

El consejo para prevenir el botulismo es extremar las medidas higiénicas. 

• Antonio Lucas