5 consejos para organizar a los invitados en las mesas del banquete

5 consejos para organizar a los invitados en las mesas del banquete

Organizar la disposición de los invitados en las mesas del banquete nupcial es una de las tareas más estresantes de la lista. ¡OhMyMag te da cinco claves para cumplir esta complicada misión con éxito!

Tomaos vuestro tiempo  

Lo primero que hay que saber para hacer la planificación es el número de invitados que estarán presentes. Esperad a que todos confirmen su asistencia para poneros manos a la obra, pues así os ahorraréis posibles quebraderos de cabeza inútiles. Una vez elaborado el plan, mantenedlo en secreto hasta la llegada del gran día.

Comenzad por la mesa de los novios

La mesa de los novios, como su propio nombre indica, es para los novios y, también, para las personas más cercanas a ellos, como por ejemplo: sus padres, sus mejores amigos o los testigos y sus cónyuges. Elijáis lo que elijáis, la mesa de los novios debe colocarse en mitad de la sala para poder estar cerca de todos vuestros invitados. 

¿Vuestros padres están divorciados y no se llevan nada bien? Pues planteaos colocarlos en mesas distintas rodeados de sus familiares y amigos.

Delegad la organización de algunas mesas

Si no sabéis dónde sentar a ciertos invitados que vienen de la parte de tus padres dejad aque ellos organicen algunas mesas. Estarán encantados de formar parte de los preparativos de la boda y, además así evitaréis que se metan en todo lo demás.

Ambos novios tenéis que colaborar y poner en conocimiento del otro las historias familiares para evitar posibles conflictos diplomáticos.

Debéis recordar también que la organización de las mesas no tiene como objetivo reconciliar a viejos enemigos, así que evitad poner juntos en una misma mesa a dos tíos que no pueden verse ni en pintura. 

Encontrad las combinaciones ganadoras

El objetivo de esta planificación es, sobre todo, hacer que vuestros invitados se diviertan, por lo que no debéis dudar en mezclar familia con amigos. Se trata de asignarles un lugar en función de sus gustos y afinidades. Todos apreciarán encontrar caras conocidas en sus mesas. 

Así mismo, evitad poner a todos los solteros juntos en una mesa, ya que podríais hacerles sentir incómodos y tener la impresión de asistir a una reunión de solteros. Pero tampoco coloquéis al soltero empedernido en una mesa de parejas enamoradas. 

Y sienta a los invitados más tímidos junto a los más extrovertidos.

• Antonio Lucas