Los peligros y consecuencias de la exposición solar

Los peligros y consecuencias de la exposición solar

¿No puedes evitar aprovechar cada oportunidad para salir a la calle en cuanto empiezan a asomar los primeros rayos de sol? ¿Te encanta tener un tono de piel bronceado incluso antes de que comiencen las vacaciones? ¡Pues ten cuidado, porque estás poniendo a tu piel en peligro!

Si desde primavera aprovechas cada momento que tienes libre para tomar el sol y broncearte incluso antes de irte de vacaciones, estás poniendo, sin duda, a tu piel en peligro. Esto se debe a que, por lo general, ni te planteas utilizar protector solar cuando haces una pequeña pausa para almorzar fuera, tomarte algo en una terraza o salir a pasear al parque. ¡Y esto es un gran error!

Desde finales de mayo, el índice UV es tan elevado como en pleno mes de agosto, como afirma el especialista Bernard Andrieu en Slate. Por lo tanto, lo lógico sería protegerse la piel, sobre todo si la exposición tiene lugar durante la hora del almuerzo, cuando el sol está en su cénit. 

Factores agravantes

A causa de las diversas ideas preconcebidas, creemos que es menos necesario protegerse en la ciudad que en la playa. ¡Sin embargo, las quemaduras no aparecen únicamente cuando permanecemos tumbados en la misma posición durante horas! "La noción de inmovilidad no es necesariamente la que nos expone a las quemaduras. Podemos quemarnos andando", explica la dermatóloga Nina Roos en Slate. 

Por otra parte, aunque la reverberación del sol en la arena aumente los rayos UV, este fenómeno también tiene lugar en la ciudad con las fachadas de los edificios de cristal.

La contaminación también puede suponer un riesgo adicional, ya que produce un envejecimiento precoz de la piel a causa de un fenómeno llamado estrés oxidativo.

Consecuencias de las quemaduras solares

Por mucho que creamos que si no nos tumbamos al sol, no nos vamos a quemar, hay que tener cuidado incluso en los días nublados cuando el sol esté presente. Para evitar quemaduras y futuros problemas de piel, escoge el protector solar adecuado para tu tipo de piel y llévalo siempre contigo.  

Las consecuencias inmediatas pueden ser más molestas que peligrosas pero en todo caso, no son buenas para nuestra piel. En las 24h posteriores a una exposición solar pueden aparecer rojeces en la piel sensibles al tacto, ampollas, escalofríos, fiebre, nauseas o erupción cutánea que pueden conducir o no a un golpe de calor

Estos síntomas terminarán desapareciendo tras el escamado de la piel pero, a largo plazo, las quemaduras pueden acarrear problemas más graves como envejecimiento precoz o cáncer de piel. 

Si es demasiado tarde y ya te has quemado, es importante que apliques una crema para tratar las quemaduras de la piel. En la farmacia tienes varias marcas como el Bepanthol que suelen dar buenos resultados y las cremas a base de aloe vera o rosa mosqueta también son muy efectivas. Si el picor es insoportable se puede aplicar frío en la zona quemada sin que toque directamente la piel.  

En definitiva, no dudes en embadurnarte en protector solar si vas a pasar un tiempo al aire libre, ¡tanto en la playa como en la ciudad! 

• Antonio Lucas
Leer más