artrosis

La artrosis es una enfermedad articular que normalmente aparece en personas mayores. Actualmente no se conoce con exactitud cuáles son las causas que la originan aunque se han planteado varias hipótesis al respecto. 

Artrosis: qué es

La artrosis es una degeneración progresiva del cartílago que recubre las articulaciones. Habitualmente los primeros síntomas de la artrosis suelen presentarse pasados los 45 años. 

Artrosis: fases 

La artrosis o artropía crónica degenerativa no aparece repentinamente ya que el proceso de degradación del cartílago pasa por varias fases:

- Primera fase: pérdida de espesor

- Segunda fase: fisura

- Tercera fase: desaparición

Cuando el cartílago desaparece, los huesos no pueden mantener su funcionamiento normal ya que no deslizan bien entre ellos y esto es lo que produce una disminución de las articulaciones.

Tipos de artrosis

Se pueden diferenciar diferentes tipos de artrosis en función de la zona afectada:

Artrosis cervical

Artrosis de cadera

Artrosis lumbar 

Artrosis de pie

Artrosis de dedos y manos 

Artrosis: Causas

A pesar de que la edad parece una de las causas principales, no es la única. La artrosis puede aparecer como consecuencia de nuestro estilo de vida, genética u otras causas:

- Sobrepeso

- Practicar actividades físicas demasiado intensas

- Disfunción metabólica

- Fragilidad natural del cartílago 

- Carácter hereditario, ciertos genes favorecen la proliferación de la artrosis

El paciente puede sufrir la artrosis indistintamente en las articulaciones de la  muñecacaderalumbarescervicales o pie, sin que tengan que tener relación entre ellas.

El principal problema que supone esta enfermedad son las secuelas. Algunas de ellas son:

- Las fracturas articulares

- Los esguinces (sobre todo los mal curados)

- Las luxaciones así como otras enfermedades articulares

Síntomas de la artrosis

La artrosis no afecta por igual a todas las personas. Además, dependiendo de la localización de la afección ( muñecacaderalumbarescervicales o pie) los síntomas variarán, pero siempre suelen ir asociados a la presencia de dolor junto con molestia funcional en la articulación.

Al dolor articular, se le conoce como dolor mecánico. Este dolor se origina y empeora con la movilización de la zona afectada, por lo que normalmente la molestia se reduce en reposo.

Considerando estas circunstancias, es normal tener dificultades para conciliar el sueño durante la noche llegando incluso a despertarse durante el descanso.

Artrosis: Diagnóstico

Para poder diagnosticar eficientemente la artrosis, se ha de realizar una radiografía, ya que exteriormente no hay síntomas fiables que permitan identificarla. La radiografía en cambio, nos permitirá contemplar el estado del cartílago, su espesor y condensación ósea.

Los síntomas de la artrosis varían de un paciente a otro, así como de la localización ( muñecacaderalumbarescervicales, rodilla o pie) y gravedad de la misma, pero no es común distinguir exteriormente ninguna señal de artrosis, al menos en las primeras etapas.

Las articulaciones, no se presentan ni calientes ni rojas pero si la artrosis evoluciona, puede ocurrir que el área parezca inflamada, como sucede en las rodillas, debido a un derrame de líquido. Si la artrosis continúa evolucionando pueden llegar a producirse deformaciones a causa de la presencia de excrecencias óseas.

Artrosis: Tratamientos

El principal problema de la artrosis es que no hay, por el momento, tratamiento alguno que permita curar dicha enfermedad, pero sí se conocen tratamientos naturales para paliar el dolor.

Los tratamientos varían en función de la rapidez con la que evolucione la enfermedad y la zona en la que se encuentre la artrosis ( muñecacaderalumbarescervicales, rodilla o pie). Si se trata de un caso de evolución rápida puede llegar a ser necesario poner una prótesis.   

Como hemos dicho anteriormente la artrosis no tiene cura por lo que los medicamentos que se prescribe el méidco son unicamente para paliar el dolor:

- Analgésicos, como el paracetamol 

- Antiinflamatorios no esteroideos, como la aspirina en caso de inflamación

- Corticoides

La medicación se puede suministrar por vía oral o como geles y pomadas. Cuando los dolores son muy fuertes, los corticoides se pueden suministrar por infiltración.

En los casos de dolor permanente, hay otro tipo de tratamientos que actúan más lentamente pero de forma más prolongada en el tiempo. Este es el caso de los condroprotectores o antiartrósicos

En el caso de la artrosis de cadera, se puede inyectar ácido hialurónico, el cual permite aliviar el dolor lubricando la zona y facilitando por tanto la movilidad. El ácido hialurónico se trata de un componente muy parecido al líquido sinovial fisiológico y es de textura viscosa.

Si se trata de una artrosis de rodilla, se podrá aplicar un lavado articular que favorece la eliminación de los restos cartilaginosos.

Publicado por , el