artrosis lumbar

Esta enfermedad puede afectar a cualquier parte del cuerpo, incluida la espalda. La artrosis lumbar puede denominarse como dorsal o lumbar.

Artrosis lumbar: Qué es

La artrosis dorsal o artrosis lumbar es un tipo de artrosis muy común. Ésta, se localiza en la parte inferior de la espalda o zona lumbar y genera una degeneración progresiva del cartílago o del disco intervertebral.

Se trata de los discos 4º y 5º y como consecuencia se produce una inflamación crónica. La inflamación producirá una mala alimentación de la región vertebral acelerando el envejecimiento de las células. Esta situación supone que el disco vertebral se regenere mal favoreciendo así un progresivo deterioro que hará que el disco efectúe mal su función.

Artrosis lumbar: Síntomas

El dolor de una artrosis lumbar, variará de un paciente a otro así como de la gravedad y evolución de la misma, pero siempre se suele manifestar por medio de un dolor de espalda.

La localización del dolor puede ser lumbar, en caso de dolor más bajo o dorsal, dolor más alto y se debe a la fuerte presión a la que están sometidas las vértebras.

El dolor de este tipo de artrosis avanza a lo largo del día e incrementa con el movimiento, ya que se trata de un dolor mecánico que puede llegar hasta a perturbar el sueño. En caso de que se trate de un dolor en la zona lumbar, se producirá además una molestia funcional.

Como ocurre con la artrosis cervical, la lumbar puede llevar a una compresión de ciertos nervios y como consecuencia su radiación a otras articulaciones. Cuando se trata de un caso grave de artrosis lumbar, como consecuencia de la compresión de la médula espinal se puede sufrir dolor en las piernas, molestias al caminar y parálisis.

Artrosis lumbar: Tratamiento

Como en el caso de la artrosis cervical, el tratamiento se basará en analgésicos como el paracetamol y antiinflamatorios con o sin cortisona. En ambos casos se pueden recetar como comprimidos o pomadas.

Igualmente como sucede en otros casos de artrosis, la lumbar deberá tratarse con otros medios no farmacológicos. Es importante tener actividad física regular, pero moderada.  En este caso se aconseja la kinesioterapia para activar la movilidad de la espalda y fortalecer la musculatura.

En caso de que sea necesario, hay mecanismos que ayudan a mantearse mejor por medio de prótesis como el cinturón lumbar.

Cuando el dolor de la artrosis lumbar es muy fuerte, es recomendable descansar la espalda. Si la artrosis lumbar es muy grave, puede contemplarse la cirugía, pero no es una decisión inmediata ya que este proceso acarrea complicaciones puesto que se eliminar el disco afectado.

Publicado por , el