Facebook
</> Exportar
WhatsApp
Tortura animal

Cuando Monica Pais, una veterinaria en la clínica Duemari en Italia, descubrió esta pobre perrita con la cabeza enorme y redonda como un globo, jamás había imaginado que vería algo así... Desde que nació, ¡el animal llevaba un cable en el cuello que le cortaba la piel e impedía que la sangre circulara! Afortunadamente, “Palla” cayó en las mejores manos posibles...

Publicado por , el